Mostrando resultados para la palabra clave: Artes dentro de los documentos de la comunidad de investigadores

Ciencia para el desarrollo de Chile ¡Volver por las humanidades!

Autor: Jorge Babul

Generalmente se muestra a la ciencia, tecnología e innovación como una suerte de “fórmula mágica” para el desarrollo. Existe una presión general (empresas y universidades) por expandir la ciencia, la tecnología, ingeniería y matemáticas en desmedro de las humanidades y las artes, tal como se explica Fareed Zakaria en “Why America’s obsession with STEM education is dangerous”. Pareciera un lujo el incursionar en profesiones como el arte y la historia; algunos quieren ir más allá y disminuir el financiamiento a estas carreras. Argumentan: ¿Es de vital interés tener más antropólogos? Pareciera que la educación liberal es irrelevante y que el entrenamiento técnico es el nuevo paso hacia el futuro. Se piensa que es la única manera de sobrevivir en este tiempo definido por la tecnología y conformado por la competitividad global.

El desentenderse del aprendizaje amplio nos puede conducir a un futuro que no queremos. El dinamismo económico, la innovación y el emprendimiento parecen estar basados en el tipo de enseñanza que no se quiere favorecer. Una educación amplia y general promueve el pensamiento crítico y la creatividad. La exposición a una amplia gama de campos produce sinergia e intercambio profundo de experiencias e ideas. Existe acuerdo en que la ciencia y tecnología son componentes cruciales de nuestra educación, pero también lo es el castellano y la filosofía. Según Steve Job “está en el ADN de Apple que la tecnología por sí misma no es suficiente; debe ir unida a las artes liberales, a las humanidades, que es lo que hace que nuestros corazones canten”.

La innovación no es solamente un asunto técnico, sino uno de comprender cómo la gente y las sociedades funcionan, lo que necesitan y quieren. No se trata solamente de construir computadores más baratos, sino de reimaginar constantemente cómo los computadores y otras nuevas tecnologías interactúan con los seres humanos.

La economía cambia de manera tal que la naturaleza del trabajo que se requiere para el éxito cambia de generación en generación. No es conveniente encerrarse en una profesión o ser competente en algo de por vida. Quizás estaba bien en otras épocas, pero no ahora.

En países más desarrollados, como los EE UU, los resultados en los test internacionales no son muy buenos, sin embargo lideran en ciencia, tecnología, investigación e innovación. Sus economías son flexibles, el trabajo está basado en el mérito, funcionan con energía y dinamismo, están abiertos a las ideas, bienes y servicios del mundo. Adicionalmente, tienen confianza en sí mismos. Aun cuando se ubican en lugares cercanos al 30 (Ocde) están al tope en cuanto a creer en sus habilidades matemáticas. Parecieran ser mucho mejores en enseñar la confianza en sí mismos que en enseñar las matemáticas. Suena raro, pero de veras hay algo poderoso en esta valiente confianza en sí mismos. Les permite desafiar a sus mayores, crear compañías, persistir cuando otros piensan que están equivocados y levantarse cuando fallan. Por cierto que mucha confianza es peligroso, pero esta tendencia es esencial para el emprendimiento.

Las habilidades técnicas son uno de los componentes que se necesitan para la innovación y el éxito económico, pero el poseer una fuerza de trabajo de menor entrenamiento técnico se sobrepone con otras ventajas como creatividad, pensamiento crítico y un devenir optimista.

Si la educación está orientada al éxito en los test y memorización, puede ser ventajoso, pero no conduce al pensamiento, la solución de problemas o la creatividad. A esto debe agregarse las características de una educación liberal: muchos pintores aprenden divirtiéndose, muchos trabajos (arte y literatura) son el producto de la entretención. Así, los emprendedores también necesitan divertirse.

Sin importar cuán bueno se es en las habilidades matemáticas y científicas, se necesita saber cómo aprender, pensar y escribir. Para escribir un ensayo de varias páginas se debe tener un pensamiento claro.

Algunas compañías prefieren que la experiencia de los que contratan sea fuerte en lo básico a que tengan habilidades muy específicas. Muchas veces los contratan por ser ingeniosos y apasionados, aunque no tengan exactamente las habilidades que la compañía necesita.

El valor agregado está en la marca, cómo se imagina, presenta, vende y sostiene. Todo esto requiere de habilidades que van más allá del ofrecimiento del angosto currículo basado en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

El gran desafío es la integración del conocimiento que hemos adquirido hasta ahora: ciencias naturales y exactas, ciencias sociales y de la comunicación, humanidades y artes. Si logramos realizar un cambio en nuestra educación toda, en este sentido, tendremos los científicos y profesionales creativos que necesitamos para nuestro desarrollo y bienestar de nuestra gente.

Esta columna fue publicada originalmente en El Quinto Poder

  1. Convocatoria Contrapulso: Revista Latinoamericana de Estudios en Música Popular

    marzo 1 @ 8:00 am - abril 30 @ 5:00 pm
  2. Convocatoria a recepción de ponencias – Jornadas Literatura de Alta Tensión UAH

    mayo 6 @ 5:00 pm - mayo 8 @ 9:00 pm
  3. 5° Congreso lnterdisciplinario de Investigación en Educación (CIIE 2019)

    agosto 20 @ 8:00 am - agosto 22 @ 5:00 pm
  4. Principal Encuentro Colaborativo de la Educación Superior Chilena BIESTRA 2019 Confirma al Investigador Raimo Vuorinen como Ponente Principal

    octubre 23 @ 8:00 am - octubre 24 @ 5:00 pm